Esto es lo que hacemos para vender tu vivienda

Si quieres vender, tienes que saber si necesitas un Agente Inmobiliario. Lo sabrás si completas este pequeño test. Si efectivamente lo necesitas, recuerda que lo pirmero que debes hacer es solicitarle por escrito el Plan de Marketing para tu propiedad.

Vender un producto inmobiliario es un proceso que está lleno de detalles muy importantes que hay que conocer y saber resolver. Por eso te recomendamos que te relajes, que disfrutes, y que confíes la gestión a un Agente Inmobiliario que te ofrezca confianza. Porque la venta es un proceso complejo, pero nosotros lo hacemos todos los días, y sabemos de que va. Déjalo en nuestras manos. Estos consejos pueden ayudarte a tomar la decisión:

Cuida la valoración
¿sabes lo que vale tu casa?

No es lo mismo vender
que poner a la venta

Para enseñar la vivienda
¿le abrimos la puerta al primero que llama?

Necesitarás encontrar muchos interesados
para cerrar la venta

  1. Salir al mercado con un precio inadecuado.
  2. No preparar el inmueble correctamente. Recuerda que la primera impresión es la que queda.
  3. Darle poca difusión. Colocar un anuncio en un portal no es suficiente. Se necesita un Plan de Marketing personalizado.
  4. Creer que lidiar con los compradores es tarea fácil. Nada más lejos de la realidad.
  5. No controlar adecuadamente el papeleo nos puede acarrear sorpresas desagradables.

Fases del Proceso de Venta

Nosotros siempre decimos la verdad; lo que honestamente creemos que vale el inmueble, que puede coincidir o no con lo que el Cliente piensa. Como siempre decimos, el Cliente debe escuchar la realidad, nuestra opinión profesional, no lo que a él le gustaría oír. Valoramos el inmueble como si fuese propio, y disponemos para ello de las mejores herramientas de valoración.

Como Agentes Colegiados, disponemos de acceso a todas las transacciones inscritas en el Registro de la Propiedad, lo que nos da una visión real de lo que sucede, y nos ayuda en el proceso de valoración.

Aplicamos la metodología básica recogida en la Orden ECO/805/2003 y concretamente el Método del Coste corregido en base a una serie de criterios comerciales que ajustan el valor del inmueble en función de su estado.

Realizamos también el análisis del inmueble mediante la matriz DAFO, para descubrir tanto los puntos fuertes como las posibles debilidades del producto.

La propiedad puede estar sujeta a situaciones diversas: puede estar dividida entre la nuda propiedad y el usufructo; puede tener servidumbres, tanto como predio sirviente como dominante; puede tener cargas por hipotecas o embargos; puede que se adquiriese en estado de soltero y se venda en estado de casado, lo que hace que el cónyuge, concretamente en Aragón, adquiera lo que se denomina un derecho expectante de viudedad foral aragonesa que hay que tener en cuenta a la hora de vender; puede que uno de los adquirentes haya fallecido y entran entonces en escena sus herederos legales, etc.

El inmueble hay que considerarlo como lo que es en realidad: un producto que hay que vender en un mercado, y que compite con otros muchos productos similares.

Hay que dejar atrás cualquier aspecto sentimental porque no ayuda a ver la realidad. Nosotros aconsejamos lo que debe hacerse antes de sacar el producto al mercado, por ejemplo:

  • Retirar esos muebles viejos que quedaron ahí aparcados.
  • Dar una mano de pintura blanca para que la primera impresión sea agradable.
  • Retirar los objetos personales: fotos, cuadros…
  • Limpiar a fondo, sobre todo cocina y baños.
  • Etc.

Esto es preciso hacerlo porque cuando vayamos con un comprador a visitar el inmueble, los primeros 15 segundos son claves. Esa primera impresión puede hacer que se cierre la venta o todo lo contrario (y además debemos saber que no tendremos otra oportunidad).

Seguramente algunos pensarán que esta fase se reduce a poner un cartel en el balcón, un anuncio gratuito en un portal inmobiliario y a esperar.

Incluso puede ser que salga bien una vez entre cien. Pero incluso cuando esto sea así, deberían hacerse una pregunta, ¿habré vendido en su justo precio?.

El viejo dicho de que España es diferente, debe aplicarse también al sector inmobiliario.

En los países anglosajones y también en algunos europeos , es impensable que una persona venda algo tan importante como un inmueble sin recibir el asesoramiento de un profesional.

Porque, cuando alguien está enfermo, acude a su médico. Cuando se estropea el coche acude a su taller de confianza, o cuando tiene un problema legal acude a un abogado.

Entonces, en España, y por eso también es diferente, ¿Por qué cuando alguien tiene que vender una parte de su patrimonio no acude en primer lugar a un Agente Inmobiliario?.

En esta fase hay que tener en cuenta aspectos como estos:

  • Control de la publicidad. Índices de respuesta.
  • Cualificación de los compradores, porque no todo el que se interesa por el inmueble puede adquirirlo.
  • Filtrar los interesados para realizar solo aquellas visitas que de verdad sean interesantes.
  • Gestionar las ofertas que se reciban.
  • Informar al comprador de todos los gastos e impuestos a los que tendrá que hacer frente.
  • Y Cerrar la operación sin perder al interesado, firmando el contrato de arras.
  • Y para cerrar esta fase volvemos a recordar la importancia de una tasación real de mercado. Sin ella la propiedad no se venderá, pero eso sí, ayudará a vender la del vecino que en este caso es nuestro competidor.

En esta fase informamos al comprador de las diversas opciones de que dispone en el mercado para financiar su vivienda, porque no siempre su entidad habitual será la que mejor oferta crediticia le ofrezca.

Y estudiamos con él las posibilidades de concesión en base a su capacidad económica y nivel de riesgo.

Para preparar esta fase ya de cierre:

  • Preparamos el expediente completo para entregarlo en la Notaría.
  • Hemos comprobado que la vivienda esté libre de cargas, al corriente en las cuotas de comunidad de propietarios, y en el pago de impuestos, concretamente el IBI.
  • Hemos realizado las consultas necesarias ante el Registro de la Propiedad y Catastro.
  • Coordinamos la firma con las partes.
  • Y estamos presentes en el acto de la firma para que todo se desarrolle según lo previsto.

En esta fase prestamos servicios diferentes, al comprador y al vendedor.

En el caso del comprador:

  • Le facilitamos los cambios en la Comunidad de Propietarios y en los servicios y suministros ante las compañías que así lo permiten.
  • Le facilitamos la gestión de la escritura de compraventa, con la liquidación de los impuestos y su presentación en el Registro de la Propiedad. Todo de forma gratuita. (Si la compra se ha realizado con hipoteca bancaria, esta gestión la realiza la gestoría del banco).
  • Le asesoramos y preparamos los recursos legales ante la Administración, en el supuesto de que ésta le practique una liquidación de impuestos complementaria.

En el caso del vendedor:

  • Le tramitamos de forma gratuita la liquidación del Impuesto de Plusvalía Municipal ante el Ayuntamiento.

Plan de Marketing Personalizado

Estudios de mercado

Noviembre 2017