¿Qué vivienda compro, obra nueva o segunda mano?

Posiblemente este sea uno de los pensamientos que habrá pasado por tu mente en el momento de comprar una vivienda, ¿me decanto por obra nueva o busco algo de segunda mano?.

En este artículo voy a resumir las ventajas e inconvenientes de cada elección.

Una de las ventajas claras a favor de la segunda mano es la localización del inmueble. Si estás interesado en vivir, por ejemplo, en el Paseo de las Autonomías (Huesca), tendrás que centrar tu búsqueda en la vivienda de segunda mano, ya que allí la obra nueva es inexistente.

Por el contrario, las obras nuevas suelen estar ubicadas en las zonas de ensanche de las ciudades, con amplias avenidas, zonas verdes, etc. Así que si lo que buscas es una zona más tranquila y no te importa alejarte algo del centro la obra nueva puede ser tu elección.

Hasta hace poco, otra ventaja de la segunda mano era la posibilidad de reformar la vivienda a tu gusto y hacerla según tus necesidades. Pero es cierto que las promotoras cada vez ofrecen más posibilidades a la hora de personalizar la vivienda. Suelen dejar elegir suelos, puertas, alicatados, mobiliario de cocina, etc. Así que en este punto lo podemos dejar en un empate entre ambas opciones.

Una ventaja clara de la obra nueva es la de “estrenar”. Comprar algo nuevo y usarlo tú por primera vez siempre aporta una sensación especial. En este terreno la obra nueva no tiene rival.

En cuanto a los gastos que gravan la compra, es la segunda mano clara vencedora. Mientras que la segunda mano paga impuesto de Transmisiones Patrimoniales al 8% (aunque hay excepciones para jóvenes, familias numerosas, etc y para ventas de más de 400.000 €) la obra nueva tiene como impuestos el IVA del 10% y el impuesto de Actos Jurídicos Documentados al 1,5%. Así que en este punto es clara vencedora la segunda mano, con un ahorro del 3,5 % del valor de compra, para hacerse una idea, en una venta de 200.000 € el ahorro supone 7.000 €.

Otra de las cosas que suele aportar la obra nueva, sobre todo en zonas de nuevo desarrollo son las zonas comunitarias. Debido a que los planes generales han establecido parcelas mucho más grandes en esas zonas es posible construir viviendas con piscina comunitaria, jardines, zonas de juegos infantiles, etc. Algo muy buscado por familias con niños pequeños y que es difícil encontrar en la vivienda de segunda mano.

Espero que os haya gustado.

¡Nos vemos en el siguiente post!.

 

 

 

 

Javier Caudillo López.

Asesor Inmobiliario.

Comparte esta publicación:

Related posts

Deja tu comentario Los campos requeridos están marcados con *