¿Quieres saber cómo solicitar una moratoria para tu hipoteca?

Para hacer frente a las consecuencias económicas derivadas del COVID-19, el Gobierno ha publicado el Real Decreto-Ley 8/2020 de 17 de Marzo, y el 11/2020 de 31 del mismo mes, donde se establece una moratoria hipotecaria, tanto para personas físicas como empresarios o trabajadores por cuenta propia en los que concurran determinadas circunstancias.

Voy a tratar de resumir en que consisten estas medidas, los requisitos necesarios y su tramitación.

  1. Los préstamos tuvieron que haberse destinado a:
    1. La adquisición de la vivienda habitual.
    2. La adquisición de inmuebles afectos a la actividad económica de empresarios o profesionales.
    3. O para adquirir inmuebles que se hayan arrendado y en este momento no se perciba renta por estar el arrendatario afectado por el estado de alarma.
  2. La moratoria es para tres meses aunque podrá ser ampliada por acuerdo del Consejo de Ministros. Tienes que saber que:
    1. La entidad financiera dispone de 15 días desde la solicitud para implantar la moratoria.
    2. La suspensión no genera intereses de demora.
    3. Su aplicación no requiere acuerdo entre las partes ni novación contractual, aunque sí se podrá negociar alguna modificación al contrato original que favorezca a ambas partes.
    4. Tanto la moratoria, como la novación contractual requieren su formalización en escritura pública, una vez pasado el estado de alarma, e inscripción en el Registro de la Propiedad.
    5. Los gastos de Notario y Registro son por cuenta del acreedor.
  3. Requisitos:
    1. Si se trata de una persona física estar en paro. De tratarse de un empresario o profesional, haber sufrido una caída de sus ingresos de al menos el 40%.
    2. Que los ingresos de la unidad familiar, en el mes anterior a la solicitud de la moratoria, no superen 3 veces el IPREM mensual (que para el año 2020 está situado en 537,80 €). Esto depende del número de hijos, personas dependientes o discapacitadas a cargo, pudiendo llegar a 4 veces el IPREM.
    3. Que la cuota hipotecaria, más los gastos por suministros básicos (agua, gas, electricidad, y comunidad de propietarios), deben representar al menos, el 35% de los ingresos netos percibidos por la unidad familiar.
    4. Y que la unidad familiar, consecuencia de la emergencia sanitaria, haya sufrido una alteración en sus ingresos de forma que el esfuerzo para acceder a la vivienda se haya multiplicado al menos por 1,3. O si se trata de empresarios o profesionales una caída en las ventas de al menos un 40%.
  4. Plazos para solicitar la moratoria.
    1. Hasta 15 días después del fin de la vigencia del Real Decreto. Entró en vigor el 18 de Marzo con vigencia hasta un mes después de la declaración del final del estado de alarma.
  5. Documentación necesaria.
    1. En función de las circunstancias del deudor:
      1. Persona física en situación de desempleo:
        1. Certificado de la entidad gestora de la prestación.
      2. Cese de actividad de trabajadores por cuenta propia:
        1. Certificado de la Agencia Tributaria.
    2. Para acreditar el número de personas que habitan en la vivienda:
      1. Libro de familia, o documento acreditativo de parejas de hecho.
      2. Certificado de empadronamiento
      3. Certificado de incapacidad o dependencia (en su caso).
    3. Para acreditar la titularidad de los bienes:
      1. Nota al Índice del Registro de la Propiedad de todos los miembros de la unidad familiar.
      2. Escritura de compraventa e hipoteca del inmueble.
      3. Si se trata de una vivienda arrendada, de la que no se estuviese percibiendo la renta, el contrato de arrendamiento.
    4. Y en todo caso, una declaración responsable del deudor o deudores relativa al cumplimiento de los requisitos exigidos. En caso de que el deudor no pudiera aportar al momento de la solicitud de moratoria alguno de los documentos exigidos, dispondrá de un mes tras la finalización del estado de alarma para hacerlo.
  1. En caso de existir fiadores o avalistas en la hipoteca:
    1. Se les concede el beneficio de exclusión aunque esté recogido en el contrato. Quiere esto decir que, ante un incumplimiento de las obligaciones por parte del deudor principal, el avalista puede exigir a la entidad financiera que antes de reclamarle a él la deuda garantizada, debe agotar primero el patrimonio del deudor.
  2. ¿Cómo solicitar la moratoria?:
    1. Dirigirse a su entidad financiera aportando la documentación necesaria.

 

 

Javier Caudillo Sarasa.

Asesor Inmobiliario.

Comparte esta publicación:

Related posts

Deja tu comentario Los campos requeridos están marcados con *